Home / Sin categoría / Mujeres obligaron a adulto mayor a sentarse en el piso del metro por esta indignante razón

Mujeres obligaron a adulto mayor a sentarse en el piso del metro por esta indignante razón

Lamentable hecho ocurrió en México. Usuarios mostraron su indignación en Facebook por el maltrato que recibió el hombre.

Una fotografía que viene circulando en Facebook ha causado gran indignación entre los usuarios. En ella se puede ver a un anciano, con bastón en mano, sentado sobre el piso de un tren porque nadie le cedió el asiento reservado. Hecho ocurrió en México.

La instantánea de Facebook muestra cómo el adulto mayor tuvo que sentarse en el piso luego de que los asientos reservados para ancianos, embarazadas y personas con discapacidad, estaban ocupados por dos mujeres que dormían plácidamente.

Tras ver que nadie le cedía el asiento, el hombre se resignó y prefirió sentarse en el piso sin molestar a nadie. El hecho indignó a un pasajero que compartió la foto en Facebook, la cual de inmediato se viralizó.

De acuerdo a la persona que registró la imagen de Facebook, las mujeres se hacían las dormidas pese a saber de la existencia del anciano dentro del transporte público. Por ello, el usuario no dudó en sacar su teléfono y tomar la fotografía para publicarla en redes sociales.

La publicación generó gran revuelo en redes sociales, donde muchos usuarios se mostraron indignados y pidieron a las autoridades de México identificar a los jóvenes que no cedieron el asiento al hombre.

Check Also

La increíble historia del estudiante que se convirtió en millonario gracias a su miembro

Jordi era un joven común y corriente. Delgado y sin más pretensiones que las de …

  • “Obligaron”? Y si el asiento hubiera ido ocupado por OTRO viejito?? O sea, si la tipa se hace la dormida o está dormida de verdad no importa, le hubieran hablado “mire, levántese, hay un anciano que necesita el asiento”. Y si tanta era la pena, le hubiera dado el asiento quien sacó la foto por la “gran indignación” que le causó.

    O sea, qué fácil es abrir el hocico, pero no hacer nada al respecto.